Del otro lado de la vidriera

Se detuvo a contemplar lo que había tras de los vidrios bien iluminados. Siempre le habían llamado la atención esos maniquíes a los que les habían pintado sonrisas de labios rojos, o una narices o sólo los ojos. Nunca todo junto. Le hacía pensar en la existencia que él mismo llevaba. Fragmentada, esquizofrénica. Jamás podía[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Noche de caza

Dejar los buenos modales en la puerta. Meterse en un personaje que no corresponde. Envalentonarse con algunas copas  (y cosas) que hagan disparar los indicadores de alcoholemia. Ser vulgarmente seductora. Ser grotescamente atrevido. Ahí estamos, jugando a ser quienes no somos, para ver si conseguimos la aceptación que no merecemos. Por convertirnos en criaturas básicas,[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

La estabilidad artística – N. Goldberg ( o aprender a escribir)

Tengo una pila de aproximadamente metro y medio de libretas de espiral que, más o menos, empiezan en 1977. Entonces ya vivía en Taos y eran los primeros años en que empecé a escribir. Tengo unas ganas enormes de tirarlas. ¿Quién se arriesga a volver a leer las porquerías que pueden salir de la cabeza[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

¿Estás huyendo o amándote aquí?

Mucho regalo de navidad, mucha tarjeta, mucho brindis. Mucho pan, mucho circo. Vos, a pura pizza y champagne. Pero de un “mea culpa”, ni hablar. Algunas frases hechas y gastadas empiezan a leerse más seguido. Pero tus planes y deseos siguen ahí, intactos, casi como si los hubieses guardado en la cajita de cristal otro[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Todos los días es verano

Últimos días de noviembre, el calor se hacía sentir y yo en el balcón de mi departamento, cantando victoria. Casi estaba terminando el 2014, y por primavera vez desde que empezó aquella historia, había sido un año sin interrupciones. Sin idas, ni vueltas, ni puertas que se abren y (semi) cierran, sin mensajes de 5[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

En modo perseguidor

Lo ve venir. Corre. Y corre Gente/Bolsas/Un cochecito Una mano que le estira un perfume = un potencial distractor Corre más rápido Se va quedando sin aire. Esto la obliga a llenarse los pulmones de nuevo. El viento la despeina un poco. Y logra subirse. Con ese mismo ímpetu que una persona corre un colectivo,[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

¿En dónde está mi otra mitad?

No sé si llamarlo media naranja, mi otra mitad. En realidad, no sé ni siquiera cómo llamarlo. Tal vez podríamos ser amigos que se tienen algo de envidia. O también enemigos porque uno desea lo que tiene el otro. ¿Nos separaron al nacer y cada parte fue colocada en un lugar diferente para indicarnos que[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn