Una botella a la deriva – Galeano

Aquella mañana, Jorge Pérez perdió el trabajo. No recibió ninguna explicación, no hubo anestesia: de buenas a primeras, en un santiamén, fue echado de su empleo de muchos años en la refinería de petróleo. Se echó a caminar. Caminó sin saber por qué, sin saber adónde, obedeciendo a sus piernas, que estaban más vivas que[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn