Del otro lado de la vidriera

Se detuvo a contemplar lo que había tras de los vidrios bien iluminados. Siempre le habían llamado la atención esos maniquíes a los que les habían pintado sonrisas de labios rojos, o una narices o sólo los ojos. Nunca todo junto. Le hacía pensar en la existencia que él mismo llevaba. Fragmentada, esquizofrénica. Jamás podía[…]

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn