Un atractivo poco conocido de Río de Janeiro: Parque Lage

parque-lage-rio-de-janeiro

Dicen que Río de Janeiro es playa, samba y caipirinha. También dicen que una foto a los pies del Cristo Redentor es una de las postales más populares del mundo. Sin embargo, muchos se olvidan de la otra infinidad de atractivos que posee la ciudad carioca. Es por eso que sorprenderse con la exuberancia del Parque Lage nos recuerda que en Río hay muchas más facetas posibles.

El Parque es un remanso de tranquilidad, un sitio pintoresco, en donde la naturaleza domina por completo. De a ratos el cielo aparece despejado, pero en otros momentos, el cielo es verde, conformado por un colchón de hojas.

Luego de atravesar el camino de palmeras que acompañan el ingreso, el primer impacto que uno recibe es una enorme mansión, respaldada por un enorme morro. Ambos luchan por cobrar protagonismo. Sin embargo, juntos conforman una escena perfecta.  En el interior del edificio, además de encontrar una piscina en desuso, y un agradable café en donde disfrutar de una pausa, también funciona la Escuela de Artes Visuales.

Por supuesto, no es un detalle menor decir que este Parque es considerado patrimonio histórico y cultural de la ciudad.parque-lage

Un menú natural variado
En sus 52 hectáreas de extensión, el Parque ofrece un menú interesante para disfrutar de la naturaleza en sus diferentes expresiones. Hay cuevas oscuras que invitan a espantarse un poco con los murciélagos, pero también hay un acuario con peces diversos. Los monos haciendo ruido al cambiar de una rama a otra, aunque de repente es posible tenerlos en el piso, haciendo “monadas” para los curiosos. Cascadas, lagunas visitadas por exóticas aves completan el paseo.

El Cristo te persigue
¿Sabías que el Parque forma parte del Parque Nacional da Tijuca… ? Y desde aquí se puede tomar un sendero que te lleva al tren que sube al Cristo, acompañado con un guía.

Horario: todos los días de 8 a 17 ( hasta las 18 horas, en temporada de verano)

torre-parque-lage-rio-de-janeiro

#TipEnBabia
Quienes tengan ganas de caminar podrán llegar a un rincón del parque desde donde se obtiene una hermosa vista de Ipanema y Leblon. El único problema es que los senderos no están muy bien señalizados, por lo que es conveniente ir preguntando cómo llegar.

La inmensidad del parque no sólo es una invitación para recorrerlo, sino también para descansar y disfrutar de la naturaleza. De modo que ¿qué te parece preparar algo rico, una manta, un buen libro (o ir acompañado) y hacer un picnic? Podés elegir el rincón que más te guste y pasar un lindo día de relax.

Atractivos cercanos
El Jardín Botánico. Muy lindo para quienes aprecian las diferentes variedades de flora. Pero en mi opinión, comparando con el Parque Lage, éste presenta la verdadera naturaleza: rebelde, salvaje, exótica. Para llegar de un punto a otro, basta caminar.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *