Librería Mi Casa: un paraíso doméstico de libros

Lo que quisiéramos hacer todos los que renegamos del horario de oficina, los amantes de los libros, o también los que valoramos la vida más allá de la lógica del “tener que” y la saboreamos por el lado del “querer”. Eso mismo que todos estamos imaginando ahora, Nurit Kasztelan lo hizo: se deshizo de su trabajo rutinario y abrió un pequeño paraíso librero en su casa.

libreria-mi-casa

Un paraíso librero para sentirse como en casa

Al pensamiento recurrente de esta Lic. En Economía de querer dejarlo todo, se sumaron las palabras de Clarice Lispector “A la organización no se le opone la desorganización, sino una forma nueva”. Pero tampoco vamos a dejar que la escritora ucraniana se lleve todos los créditos: porque “LA” respuesta no vino de la noche a la mañana: Nurit es una voraz lectora, y ya coordinaba un ciclo de lectura llamado “La Manzana en el gusano”. Esto le permitió que la semillita del interés fuera germinando e ir haciendo sus contactos.

Y continuó con eso que hace falta y pocos se animan: patear el tablero de lo cotidiano y permitirse sentir un poquito de miedo por lo que vendrá. De ahí en adelante, la tarea fue hacer crecer Librería Mi Casa.

Desde este Ph ubicado en Villa Crespo, el mundo se pone más charlatán por una sencilla razón: se escuchan otras voces, menos clásicas pero igual de interesantes (o más) que lo que encontramos en los menús libreros convencionales.

Pero más allá de la hazaña de animarse a emprender en un país como Argentina y en una era en donde cada vez se lee menos en papel, lo que importa es la experiencia. Y en este sentido, Nurit me cuenta que considera que no tuvo grandes obstáculos que la hicieran desistir de la idea de hacerse librera, y que lo que le sirvió como fortaleza fue confiar en su catálogo, en la receta de lo independiente y lo exótico, lo que no se puede encontrar con facilidad. Con ese mismo criterio se sigue rigiendo a la hora de seleccionar los libros, y por ello tiene su librería, que ha sabido ganarse un lugar en el medio.

cuadernos-libros

Y para llevar un poco de tranquilidad para todos aquellos que están empezando a sacar la mitad del cuerpo por la ventana para dar el gran salto: SI se puede vivir de esto, lo dijo Nurit, con una voz que me sonó a profundo convencimiento a 700 kilómetros de distancia. Sin embargo, hay que desarmar un poco el mito romántico de ser librero, dice ella: también hay tareas administrativas, acomodar el depósito, envíos y otras cuestiones que son un poco más tediosas y que rompen un poco con la idea de que el librero está todo el día leyendo únicamente.

Por último, una pregunta que no podía faltar: cuál sería el recomendado de Nurit. Hacer sapito de Verónica Viola Fisher y Cartas Mayas de Robert Creeley y Charles Olson.

Con editorial propia, (que gestiona con su socia Sol Echevarría), llamada Excursiones, especializada en Ensayo Latinoamericano Contemporáneo, un menú de libros interesante para degustar y algunas cositas lindas de papelería, es un lugar de visita obligada en Buenos Aires y así como una página linda para mirotear.

La imagen es propiedad del sitio web Libreria Mi Casa (libreriamicasa.com.ar).

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *