Akumal, el paraíso de las tortugas

De un paseo por Akumal uno no vuelve siendo el mismo. Parece exagerado, pero no lo es. La belleza en este rinconcito mexicano es tal que uno va sorprendiéndose a cada paso. Si no es con la playa, es con la vegetación y sino con el aroma que escapa de los puestitos. Y para qué mencionar al encontrar un nuevo mundo debajo del mar …

El paseo tuvo un componente mágico: el descenso hacia la playa lo haces a pie, a un ritmo pausada y poco a poco, se vuelve cercano el espectáculo de una arena blanca y un mar turquesa. Gracias a los servicios de Element Tours, un guía nos hizo un recorrido por esas cálidas aguas, que tenían mucho por mostrar. No dejábamos de sorprendernos con los cañones hundidos, con los peces de colores, con las plantas que se movían a la par nuestra, casi como saludando y dándonos la bienvenida.

tortugas en akumal en babia

Pero la sorpresa fue aún mayor al notar que durante todo el paseo estuvimos acompañados de tortugas, ¡gigantescas! Tal como se ve en las fotos que promocionan este destino turístico. Son hermosas y disfrutar de una experiencia de nado junto a ellas es realmente emocionante.

También vimos una barracuda, mantarrayas y cardúmenes de peces por doquier. La diversidad marina volvería loco hasta al biólogo más experimentado.

De los tres lugares en donde hicimos snorkel (Tulum, Cozumel y Akumal) sin dudas que Akumal fue el mejor. La paleta de brillantes colores que aloja ese mar no tiene punto de comparación.

akumal barracuda

No sólo de tortugas vive el turista…
La belleza de Akumal es digna de ser explorada. Es por eso que yo recomiendo que quienes puedan se alojen allí al menos una noche. Pero quienes van a psar e día, pueden ahcerlo desde temprano y disfrutar de otros de sus encantos. Entre ellos, la pesca deportiva, windsurf, kayak, entre otras actividades. Por supuesto, no falta la típica postal del turista, con unas cervecitas, debajo de una palmera. Allí hay sitios en donde comprar y en donde sentarse a comer. Al menos cuando estuve yo estuve ahí, vi que eran precios accesibles.

Por otro lado, cerca de Akumal se puede disfrutar de la exploración de cenotes: también gracias a la oferta de Element Tours, disfrutamos de un tour privado en los cenotes de un mexicano llamado Matute, que los tiene nada más ni nada menos que en el patio de su casa. No son promocionados abiertamente, ya que no buscan fomentar la masividad, por eso es que tuvimos suerte de haber disfrutado de este tour. En su terreno, Matute tiene varios cenotes. Verdaderas cuevas, con agua realmente limpia, casi en estado “virgen” ya que al no ser frecuentada por tantos viajeros de manera permanente, se conserva muy bien. En las paredes de algunas cuevas, se evidencian algunos restos fósiles.

DSC04875 pecesss akumal

¿Cómo llegar?
Para los que quieran visitar Akumal y se estén alojando en otro lado, por ejemplo Playa del Carmen, no hay ningún impedimento para llegar. Se pueden tomar un autobús, o camión como lo llaman los mexicanos, que toma alrededor de 30 minutos hasta el destino. Por mi experiencia, creo que no es necesario contratar un tour que incluya traslado. En este paseo, se puede ahorrar yendo por nuestra cuenta, y si alquilar el equipo de snorkel y algún guía local. Hay otras excursiones más “difíciles” de hacer solo (porque son más lejos, hay que combinar muchos transportes, etc.) en las que vale la pena acudir a una agencia de tours.

¿Qué tiene Akumal de diferente?
Una belleza intacta, un ambiente de tranquilidad preservada, un poblado que aún no fue tocado por la “varita urbana”, que convierte en un shopping lo que antes era una plaza.

Posts relacionados: En el inframundo maya

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *