El doblez – Escritura Colaborativa

doblez

Como les contamos una vez, Ladran Sancho es un proyecto de escritura colaborativa, de intercambio de palabras, de voces de todo tipo. En esta oportunidad, les traemos un fragmento que imaginamos y que queremos que todo el que se anime, le dé un final o, ¿ por qué no? lo continúe para que otro lo continúe y así sucesivamente. De paso, aflojamos la mano y escribimos que es ¡algo que nos encanta!

Brisa entró a la habitación y de inmediato se dio cuenta de que abrir esa puerta, también significaba abrir una canilla de emociones en su interior. Ese lugar había sido el que la vio dar sus primeros pasos, el que la vio escaparse por la ventana para salir sin que su papá se enterara, el sitio desde el cual partió para España por primera vez.

Todo estaba intacto, salvó ella, que después de 7 largos ( ¿o cortos?) años había regresado, con una valija repleta de ropa, objetos queridos, sueños cumplidos y deseos por aún cumplir. Comprendió que la nostalgia se apoderaba de ella y decidió dar algunos pasos más hasta llegar hasta la mesa de luz. Una vez allí, se sentó en la cama y no resistió el impulso de abrir el cajón y dejar que un poco más del pasado penetre en la habitación con ella.

Todo lo que guardaba allí estaba intacto. Por primera vez en su vida, su madre no había caído en la tentación de limpiar y arrasar con todo. Brisa pensó que tal vez ella quería sentir que su hija estaba allí y no a miles de kilómetros de distancia. Encontró una hoja doblada en dos y una lejana idea cobró forma. La abrió con el corazón galopándole en el pecho y leyó para sí misma lo que decía: “ Estás donde tenés que estar. Hacé que tu vida valga la pena. Y hacelo ahora”. Recordó el día que lo había escrito. Fue la tarde en que decidió aplicar a la beca de idioma. Después de eso, los hechos se precipitaron entre aviones, valijas, despedidas y departamentos. Cerró el papel, con la certeza de que …

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *