Isla Holbox, el otro cielo

Estuve en el paraíso y no me lo ha contado nadie. Con mis propios ojos, pude ser testigo de la desbordante belleza de ese rincón que se llama Isla Holbox en México.

Una llegada poco triunfal, con una tormenta tropical cayendo del cielo a rabiar, fue la forma en que este otro cielo nos dio la bienvenida. Pero ni aún así, su gracia lograba extinguirse.

Podríamos decir en cierto modo que Isla Holbox es un tesoro poco conocido, o al menos no tan concurrido como otros destinos de la Riviera Maya o como Cancún.

Esto puede deberse a que para llegar allí, no sólo hay que cruzar en una embarcación, sino que también hay que cubrir un trecho de varios kilómetros desde Cancún hasta Chiquilá. (Puede ser en un auto de alquiler, en autobuses Mayab o en las vans).

Si bien no es un gasto extraordinario, ya significa un costo en transporte, y por supuesto, algunas horitas de viaje. Y luego, una vez allí, hay que entregarse a una nueva travesía, de 30/40 minutos aproximadamente, hasta poder decir ¡Veo tierra firme! A muchos, tantas idas, vueltas, subidas y bajadas, puede desanimarlos. Sin embargo, les aseguro que vale la pena. Al 100%.

La playa es una de las principales motivaciones de los viajeros que llegan a esta zona. Sin embargo, pasar todo un día allí puede resultar un poco agotador para las personalidades inquietas y ansiosas (no es mi caso) que no disfrutan de mimetizarse con las iguanas y permanecer horas y horas echadas bajo el sol.

La playa es de arena suave y un mar que tiene una tonalidad confusa, porque no resulta ser turquesa como en otros puntos del Caribe Mexicano, pero tampoco podemos llegar a una resolución tajante. Lo que si se puede afirmar de buenas a primeras es que hay caracoles por doquier.

Por suerte “la casa es pequeña pero el corazón es grande” y hay numerosas propuestas para disfrutar y explorar cada rincón.

DSC04567

Una de ellas es la bicicleta. ¡Arriba los ánimos! No es necesario tener el mejor estado físico del mundo para animarse y pedalear varios kilómetros: la playa está ahí, al alcance de nuestras manos para refrescarnos y dejar de sudar la gota gorda. Eso si: si planeamos hacer varias paradas, entonces hay que tener en cuenta que es mejor alquilar por varias horas o el día completo.

¿Cómo vas a enamorarte de Holbox?
Sencillo. Facilísimo caer en sus trampas. No hay calles pavimentadas y el medio de transporte principal no son los vehículos tradicionales, sino los carritos de golf, las bicis y tus dos pies. Un buen síntoma de que no hay contaminación y que estarás verdaderamente en paz, sin conductores intensos tocando bocina por cualquier causa.

Disfrutando de una comida frente al mar
Los lugares abren un abanico completo: desde el lujo absoluto hasta sitios un poco más rústicos pero igualmente agradables. Ya sea que decidamos almorzar o cenar, la exquisita gastronomía mexicana (no en vano declarada Patrimonio de la Humanidad) resulta ser una excelente compañía para ese infinito espejo de agua. ¿Tacos? ¿Guacamole con tortilla? ¡Claro que si! Pueden ser una buena opción para empezar, y además resulta infaltable una cerveza fresca.

calle en babia.fw

Arte
El arte está por todos lados: paredes pintadas con hermosos dibujos y puestos de artesanías, con un trabajo manual finísimo y que da cuenta de una paciencia de un verdadero artesano. Este también es un entretenimiento para disfrutar al caer el día.

DSC04628

Tiburón Ballena
Sin dudas, la “estrella” de la isla. Sin embargo, a veces se hace “esperar”. El deseo de todos los viajeros es poder nadar con él, pero hay que tener en cuenta que la temporada no es permanente, sino que está limitada especialmente a los meses de junio a agosto.

Vida nocturna
Por la noche, se puede disfrutar de un refresco, como mojitos o micheladas, en algunos de los bares. Hay varias opciones y te sorprenderá saber que muchas de ellas pertenecen a extranjeros europeos que cambiaron su vida por quedarse en Holbox. Pero también se puede disfrutar de una comida informal ¡con postre y todo! en los carritos de la calle.

No se equivocan los carteles que dicen 100% Holboxeño… Quien viaje allí, quedará convencido de eso.

100 holbox logo.fw

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Un comentario en “Isla Holbox, el otro cielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *